Las trabajadoras de Bershka Pontevedra en huelga por discriminación

Las trabajadoras de la firma de moda Bershka del grupo Inditex en Pontevedra están llevando a cabo una huelga pidiendo la equiparación de sus condiciones laborales con el resto de provincias en Galicia. Están pidiendo difusión a través de las redes sociales ya que desde los sindicatos afirman que existe presión del grupo Inditex para que la noticia no salga en los medios de comunicación mayoritarios.

Los sindicatos llevan 9 días de negociación para exigir la igualdad en las condiciones laborales de las empleadas de Pontevedra con el resto de las regiones de Galicia, concretamente piden:

  • equiparar los derechos laborales con los del resto de cadenas y con las trabajadoras de Bershka de Coruña, que cuentan con mejores condiciones
  • mejores condiciones sociales (acumular permisos de lactancias, permisos retribuidos, los descansos, las excedencias, facilitar la conciliación laboral y personal)
  • aumento de sueldo de 130 euros al mes para equipararse con el resto de cadenas y con las trabajadoras de Bershka en Coruña, que cuentan con las mejores condiciones laborales de todo el estado.

Esta es la primera ocasión en la que un conflicto laboral en Inditex, al menos que sepamos y haya salido a la luz, lleva a cerrar tiendas en plena campaña navideña. Cabe señalar que el grupo Inditex ha afrontado otros conflictos laborales similares en otros países como es el caso de Nueva York donde sus empleadas en las tiendas de Zara reclamaban mejores condiciones en 2014. Inditex ha sido acusado en numerosas ocasiones, incluso por organizaciones internacionales como Clean Clothes Campaign, de explotar mano de obra infantil en países del Tercer Mundo pero parece ser que sus políticas de explotación laborales también llegan al mundo desarrollado.

Según informa el portal Trendencias, la CIG, uno de los sindicatos que llevan las negociaciones laborales ha comentado que Inditex tiene distintos acuerdos laborales según la provincia y según la cadena. “Equiparar las condiciones de Pontevedra a las de Coruña generaría un efecto dominó en el resto de provincias que es lo que está dificultando lograr un acuerdo entre sindicatos y empresa”, nos explica Transi Fernández, secretaria nacional de Servicios de la Confederación Intersindical Galega (CIG), central que cuenta con las cinco delegadas sindicales del comité de empresa de Bershka en Pontevedra.

Lo que Inditex llama efecto domino se llama igualdad salarial, progreso y desarrollo humano, todas las trabajadoras y trabajadores de la misma comunidad autónoma deberían contar con las mismas condiciones laborales.

Según  CIG, la empresa está de acuerdo en acceder a las demandas sociales, mientras que se niega a mejorar las condiciones económicas.

Resulta paradójico que Inditex esté negociando la subida salarial de 130 euros al mes a 65 trabajadoras de Bershka en Pontevedra cuando asegura que tiene unos beneficios en ventas de 11.671 millones de euros en los seis primeros meses del año 2017 y que Amancio Ortega se encuentra en la lista de las 10 personas más millonarias del planeta.

Pese a los multimillonarios beneficios de Inditex a nivel global, la empresa sólo quiere acceder a una subida salarial de 10 euros al mes, algo que nos parece sumamente ridículo, y sólo para las trabajadoras que están a jornada completa. La mayoría de las trabajadoras, que están a media jornada, solo verían incrementado su sueldo en 5 euros al mes en las 16 pagas con las que cuentan las trabajadoras de Bershka.

Pese a los beneficios del grupo Inditex, los sindicatos han solicitado rebajar su demanda a 50 euros más al mes para las empleadas con jornada completa, pero aún así, de momento las negociaciones están cerradas. Para hoy, y como medida de presión, las trabajadoras van a realizar una concentración en Arteixo. Gracias a la caja de resistencia y a los bonos solidarios, las trabajadoras se ven con fuerzas para continuar con la huelga.

Desde la CIG han explicado “La mayoría de las trabajadoras tienen entre 30 y 40 años, muchas son madres, y cuentan con contratos precarios, temporales y a tiempo parcial”.