Zara acaba de abrir su tienda más grande a nivel mundial en Barcelona, concretamente en el número 5 de la Plaza de Cataluña, uno de los puntos más calientes a nivel turístico y comercial. Se trata de un local de 1931 totalmente restaurado y que cuenta con una superficie total de 3.600 metros totales repartidos en tres plantas.

El local fue la antigua sede del Banco de Bilbao y fue ideado por el arquitecto vasco Eugenio Pedro Cendoya, responsable también del Palacio Nacional de Montjuïc para la Exposición Internacional que se celebró en la ciudad por el año 1929.

En la nueva tienda de Zara se ha optado por preservar los elementos arquitectónicos del antiguo banco junto con un diseño interior donde predominan los tonos claros y las texturas que matizan los espacios. La disposición del mobiliario se ha concebido en islas de producto autosuficientes con colores neutros que permiten poner el acento en las colecciones y en la rotundidad del edificio.




El resultado ha sido una nueva tienda que sin duda alguna sigue con el estilo marcado por otras de la marca más rentable del grupo Inditex y una de las más rentables a nivel internacional, un espacio comercial diáfano con una planta baja abierta a la ciudad y dos plantas superiores delimitadas por el espacio central visible desde cualquier punto de la tienda siempre iluminado por la luz natural que se filtra a través de la cúpula acristalada.