Hace muy poco que el grupo textil Inditex, propietario de marcas como Zara, Massimo Dutti, Stradivarius, Oysho y Bershka, entre otras, ha anunciado sus ventas del año 2016 (de 1 de febrero de 2016 a 31 de enero de 2017) que ascendieron un 12%, hasta los 23.311 millones de euros, con crecimientos en todas las áreas geográficas en las que el Grupo tiene actividad. Las ventas en tiendas comparables aumentaron un 10%, sobre el crecimiento del 8,5% del ejercicio anterior, con incrementos positivos en todas las áreas geográficas y en todas las cadenas.

Estas ventas han reportado un beneficio neto para el grupo de unos 3.157 millones de euros, un 10% superior al de 2015. Aunque el grupo no ha revelado datos de ventas por marcas, la firma más popular del grupo con mucha diferencia de las demás es Zara, uno de los emblemas de la compañía gallega.

Una de las claves de los constante beneficios del grupo Inditex en un periodo de inestabilidad en el mundo de la industria de la moda es su constante expansión a nivel internacional. Y es que independientemente de las circunstancias económicas del mercado el grupo siempre ha adoptado una estrategia de expansión.

Durante el 2016 Inditex abrió 279 tiendas en 56 mercados diferentes, hasta cerrar con 7.292 tiendas en 93 mercados de los cinco continentes. La presencia comercial del Grupo ha aumentado en todas las áreas geográficas en las que está presente. Europa suma 102 nuevas tiendas, 116 en Asia-Resto del Mundo, y 61 en América.

Además en el pasado año 2016 Inditex se venturó en cinco nuevos mercados (Nueva Zelanda, Vietnam, Paraguay, Aruba y Nicaragua) y el lanzamiento o ampliación de la plataforma online del Grupo en un total de 20 mercados -12 de ellos nuevos-, como Turquía, Bulgaria, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Finlandia, Letonia, Lituania o Malta.

Actualmente, Inditex dispone de venta online en un total de 43 países, tras el lanzamiento de la tienda online de Zara en Singapur y Malasia el pasado 1 de marzo.

Y una vez más si miramos a los resultados y nuevas aperturas por marcas, Zara sigue liderando el mercado con 51 nuevas tiendas lo que supone un total de 2.213 en todo el mundo. Además de la apertura de su primera tienda en Auckland (Nueva Zelanda) y Ho Chi Min City (Vietnam), destacó durante el año pasado la inauguración de una tienda emblemática en la calle Compostela de A Coruña (España). El establecimiento se ubica en un edificio representativo de la estética de la ciudad por sus ventanales y galerías, en el que se ha realizado una cuidada labor de rehabilitación. La nueva tienda cuenta con más de 5.000 metros cuadrados.

Zara también ha abierto sus puertas en Barcelona con una de las tiendas globales más emblemáticas. Ubicada en Plaça Catalunya, la tienda dispone de más de 4.500 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas, en un edificio histórico proyectado en 1931 y que ha sido totalmente restaurado y recuperado para la ciudad.

A lo largo del año 2016 Zara realizó otras aperturas destacadas como la del Soho en Manhattan (EE.UU) o las inauguraciones de Aruba, Paraguay y Nicaragua. Además, Zara ha abierto nuevas tiendas en mercados tan lejanos como China, Canadá, Tailandia, Arabia Saudí, Alemania, México, Indonesia o Japón. A todo esto hay que añadir las ampliaciones de establecimientos comerciales como los de Puerto Rico, Colonia (Alemania) o Amberes (Bélgica).

En la última parte del año 2016 tuvo lugar la reapertura el pasado 22 de noviembre de la tienda flagship de Zara en el barrio de Shinjuku, una de las zonas comerciales más importantes de Tokio (Japón). La tienda ha experimentado una profunda reforma y expansión hasta los 3.000 metros cuadrados. También en el último trimestre reabrió sus puertas la tienda ubicada en la confluencia de las calles Randolf y N. State Street de Chicago (Estados Unidos), que supera los 3.000 metros cuadrados.

Sin duda alguna que la marca más conocida del grupo sigue siendo una de las más rentables a nivel internacional. Como siempre ocurre en estos casos tenemos que reprocharle al grupo Inditex su no producción e inexistente fabricación en España, el grupo textil es uno de los muchos que está muy criticado por diversas ONGs por el abuso y explotación de mano infantil en el Tercer Mundo para la producción de sus colecciones. Y también le reprochamos el escaso impacto de sus beneficios en España y en sus trabajadores debido a los bajos salarios de la empresa.